Vino Pedro Ximenez 500ml

€19,90

Botella Pedro Ximenez con 25 años de antigüedad y una vejez en bocoyes de roble americano de color caoba oscuro y sabor dulce, suave y con mucho cuerpo, aterciopelado y pleno, una fragancia intensa, compleja y suntuosa, con toques a la propia pasa y reminiscencias a higos, dátiles, tofe.

Uva 100% variedad Pedro Ximenez.

Descripción

Botella Pedro Ximenez premiado doblemente en 2013 y en 2014 con la máxima distinción.

25 años de antigüedad y una vejez en bocoyes de roble americano de color caoba oscuro y sabor dulce, suave y con mucho cuerpo, aterciopelado y pleno, una fragancia intensa, compleja y suntuosa, con toques a la propia pasa y reminiscencias a higos, dátiles, tofe.

De producción limitada anual.

Nuestros vinos Pedro Ximenez pueden tomarse acompañados a los postres, como sobremesa, solo o con hielo, o a cualquier hora del día.

Denominación de origen protegida Montilla – Moriles
Volumen: 500 ml
15% vol. alcohol
Contiene sulfitos

    El primer aceite en llegar al nuevo mundo.

    Allá por el siglo XV

    Allá por el siglo XV , fecha llena de descubrimientos y grandes travesías alrededor del mundo, a la aventura las naos partían al nuevo mundo cargadas de alimentos para una empresa llena de incertidumbre, en sus bodegas, vasijas de barro que mantenían y conservaban perfectamente sus víveres... en dichas vasijas y, usando el mismo principio para mantener intacto el contenido de nuestros productos en su interior tal y como lo hacían hace ya mas de 500 años.

    El hallazgo de unas antiguas escrituras revelaron una apasionante historia.

    Un acuerdo por el olivar de la finca propiedad de la Orden de Calatrava, por el diezmo de su producción de aceite,

    Un joven almirante, Cristobal Colón, con el apoyo de la Corona de Castilla, 

    pide ayuda a la orden de Calatrava, propietaria de una finca lindera con el Guadalquivir, "hagan acopio de los víveres de la zona para llevarlos a bordo de mis naves".

    El aceite de nuestros olivos viajaron a bordo de la Niña, la Pinta y la Santa María

    Este olivar es hoy en día nuestra finca, por lo que con toda probabilidad somos el primer oro líquido en llegar al nuevo mundo.