Queso de cabra curado

€9,90

Curado durante al menos 5 meses, volteándose periódicamente, cuya corteza se lava en algunos volteos con aceite de oliva virgen, lo que le da unas características únicas al queso al suavizar el proceso de maduración.

Descripción

Queso de cabra curado durante al menos 5 meses, volteándose periódicamente, cuya corteza se lava en algunos volteos con aceite de oliva virgen, lo que le da unas características únicas al queso al suavizar el proceso de maduración. Al cortarse en triángulos, el bocado de la zona interior es cremoso, lácteo, para evolucionar en el medio a un sabor más intenso del tipo de queso curado pero sin perder notas a mantequilla, para llegar al tercio próximo a la corteza en el que se nota la influencia suave del aceite virgen de la provincia de Córdoba..

Madurado en aceite de oliva virgen extra
Peso neto: 250g
Ingredientes: Leche pasteurizada de cabra, cuajo, cloruro cálcico, fermentos lácticos,
conservantes (E1105) procedentes de la clara del huevo y sal. Aceite de oliva en corteza.

Valor Nutricional 100g
Valor energético 1709Kj /412Kcal
Grasas 34g
De las cuales saturadas 24,7g
Carbohidratos 1,5g
De los cuales azúcares 0,6g
Proteinas 25g
Sal 1,5g
Calcio 190mg

    El primer aceite en llegar al nuevo mundo.

    Allá por el siglo XV

    Allá por el siglo XV , fecha llena de descubrimientos y grandes travesías alrededor del mundo, a la aventura las naos partían al nuevo mundo cargadas de alimentos para una empresa llena de incertidumbre, en sus bodegas, vasijas de barro que mantenían y conservaban perfectamente sus víveres... en dichas vasijas y, usando el mismo principio para mantener intacto el contenido de nuestros productos en su interior tal y como lo hacían hace ya mas de 500 años.

    El hallazgo de unas antiguas escrituras revelaron una apasionante historia.

    Un acuerdo por el olivar de la finca propiedad de la Orden de Calatrava, por el diezmo de su producción de aceite,

    Un joven almirante, Cristobal Colón, con el apoyo de la Corona de Castilla, 

    pide ayuda a la orden de Calatrava, propietaria de una finca lindera con el Guadalquivir, "hagan acopio de los víveres de la zona para llevarlos a bordo de mis naves".

    El aceite de nuestros olivos viajaron a bordo de la Niña, la Pinta y la Santa María

    Este olivar es hoy en día nuestra finca, por lo que con toda probabilidad somos el primer oro líquido en llegar al nuevo mundo.