Cortadillos (6ud)

€9,90

Un bocado de ángel directo a los sentidos. Estos pequeños pastelitos con esponjosa corteza de hojaldre, rellenos de cabello ángel y con una dulce capa de azúcar glass son el postre o la merienda ideal.

Descripción

El cortadillo de cidra 1490 constituye un bocado de ángel directo a los sentidos. Estos pequeños pastelitos con esponjosa corteza de hojaldre, rellenos de cabello ángel y con una dulce capa de azúcar glass son el postre o la merienda ideal, no necesitan frío y se pueden transportar sin ningún tipo de problema en el avión, por si quieres llevarlos contigo a la india o regalarlos a ese amigo que añora los dulces artesanos de su pueblo.

Nuestros maestros pasteleros llevan desde 1808 haciendo uno por uno estos dulces bocados, el cabello de ángel es un producto que los españoles heredamos del pueblo árabe, no lleva huevo, ni lactosa y para su conservación no necesita frío.

Piérdete entre estas riquísimas láminas de hojaldre y date un capricho.

Ingredientes: Cabello de ángel (pulpa de calabaza 45%, azúcar, jarabe de glucosa y fructosa, almidón modificado (E1442), acidulante: ácido cítrico (E330), estabilizantes: goma garrofín (E410), cloruro cálcico (E509), conservadores: sorbato potasio (E202), metabisulfito sódico (E223)), harina de trigo, grasa comestible: aceites y grasas vegetales (palma, soja, girasol en proporción variable), agua, emolientes (e471), lectivas, aromas, antioxidantes (E306 y E304), colorante, carotenos, agua, azúcar glass y sal.

Peso neto: 390g (6 unidades)

Dimensiones caja 6 unidades: 23x15x2

Valor Nutricional 100g
Valor energético 1540Kj /397Kcal
Grasas 17g
De las cuales saturadas 9,3g
Carbohidratos 56g
De los cuales azúcares 36g
Proteinas 3,4g
Sal 0,39g

    El primer aceite en llegar al nuevo mundo.

    Allá por el siglo XV

    Allá por el siglo XV , fecha llena de descubrimientos y grandes travesías alrededor del mundo, a la aventura las naos partían al nuevo mundo cargadas de alimentos para una empresa llena de incertidumbre, en sus bodegas, vasijas de barro que mantenían y conservaban perfectamente sus víveres... en dichas vasijas y, usando el mismo principio para mantener intacto el contenido de nuestros productos en su interior tal y como lo hacían hace ya mas de 500 años.

    El hallazgo de unas antiguas escrituras revelaron una apasionante historia.

    Un acuerdo por el olivar de la finca propiedad de la Orden de Calatrava, por el diezmo de su producción de aceite,

    Un joven almirante, Cristobal Colón, con el apoyo de la Corona de Castilla, 

    pide ayuda a la orden de Calatrava, propietaria de una finca lindera con el Guadalquivir, "hagan acopio de los víveres de la zona para llevarlos a bordo de mis naves".

    El aceite de nuestros olivos viajaron a bordo de la Niña, la Pinta y la Santa María

    Este olivar es hoy en día nuestra finca, por lo que con toda probabilidad somos el primer oro líquido en llegar al nuevo mundo.