Aceituna Hojiblanca

€4,30

La aceituna hojiblanca es típica de nuestra campiña cordobesa, os presentamos una especial selección de aceitunas hojiblanca verde majada (con hueso), acompañadas con pimiento troceado, aliñadas con aceite de oliva virgen extra y un toque especialmente hecho por nosotros.

Descripción

La aceituna hojiblanca es típica de nuestra campiña cordobesa, os presentamos una especial selección de aceitunas hojiblanca verde majada (con hueso), acompañadas con pimiento troceado, aliñadas con aceite de oliva virgen extra y un toque especialmente hecho por nosotros, especias como comino, orégano y anchoas de primera calidad lo convierten en un producto gourmet para los paladares más exigentes cuya distinción y singularidad se puede comprobar al primer bocado ofreciendo un sabor profundo e intenso.

Ingredientes: Aceituna verde hojiblanca, sabor anchoa, potenciador del sabor (E621, E631, E627),
conservantes (E621, E202, E223), acidulantes (E330), antioxidantes (E300), agua, sal, azúcar,
comino, orégano, vinagre y aceite de oliva virgen extra.

Peso neto: 550g
Perso escurrido: 200g

Valor Nutricional Por 100g
Valor energético 462Kj / 112Kcal
Grasas 9,7g
De las cuales saturadas 1,5g
Carbohidratos 2,2g
De los cuales azúcares 0,4g
Proteinas 2,1g
Sal 4,7g
Fibra alimentaria 4,9g

Sin gluten, sin lactosa, 100%vegetal.

    El primer aceite en llegar al nuevo mundo.

    Allá por el siglo XV

    Allá por el siglo XV , fecha llena de descubrimientos y grandes travesías alrededor del mundo, a la aventura las naos partían al nuevo mundo cargadas de alimentos para una empresa llena de incertidumbre, en sus bodegas, vasijas de barro que mantenían y conservaban perfectamente sus víveres... en dichas vasijas y, usando el mismo principio para mantener intacto el contenido de nuestros productos en su interior tal y como lo hacían hace ya mas de 500 años.

    El hallazgo de unas antiguas escrituras revelaron una apasionante historia.

    Un acuerdo por el olivar de la finca propiedad de la Orden de Calatrava, por el diezmo de su producción de aceite,

    Un joven almirante, Cristobal Colón, con el apoyo de la Corona de Castilla, 

    pide ayuda a la orden de Calatrava, propietaria de una finca lindera con el Guadalquivir, "hagan acopio de los víveres de la zona para llevarlos a bordo de mis naves".

    El aceite de nuestros olivos viajaron a bordo de la Niña, la Pinta y la Santa María

    Este olivar es hoy en día nuestra finca, por lo que con toda probabilidad somos el primer oro líquido en llegar al nuevo mundo.